Seleccionar página

Imaginar el tamaño de las principales webs de ventas en internet nos puede parecer casi abrumador. Sus empleados deben de multiplicarse por decenas: logística, distribución, operarios, marketing, responsables web…la lista de empleados puede ser gigante, pero ¡ojo! no todas las webs son comparables con empresas como Amazon, Mediamarkt o El Corte Inglés.
Probablemente muchas de las webs referencias que conozcas en internet no llegan a más de 5 empleados, contando con esos jefes que apenas aparecen por el negocio 😉
Y es que, desde la experiencia de gestionar clientes tan dispares a nivel nacional, he podido comprobar que existen muchas empresas líderes de su sector en internet que, aunque parezca la típica historia americana de una startup famosa, gestionan todo desde un garaje o un pequeño local escondido en un recóndido pueblo.

La marca personal. Copywriting.

En Internet puedes llegar a “ser/aparentar” todo lo grande que quieras.

Pero, desglosemos esta afirmación tan simple a la par que compleja.

La marca personal que podamos trasmitir en la red puede variar tanto como queramos, pero siempre es fundamental seguir unas líneas de trabajo muy estructuradas, es decir, debemos ser conscientes y ser capaces de trasmitir el mismo mensaje en todas las plataformas donde trabajemos: Instagram, Facebook, página web, atención al cliente, etc. Podemos elegir un tono desenfadado, orientado a los más jóvenes, aventureros y en busca de precios lo más economicos posibles. Pero quizás nuestro negocio es más exclusivo y necesitamos trasmitir un mensaje más cauto, elegante o enfocado a un público con mayor poder asquisitivo.

Por poner un ejemplo claro: dos amigos de instituto a los que les encanta el surf, crean una marca de camisetas baratas con leyendas orientadas al mar y su deporte favorito. En este caso ¿creéis que deberían tener una web tratando de “usted”? ¿sus mensajes en redes sociales deberían ser sobrios? Obviamente no. De etse tipo deproyectos debemos lanzar un mensaje muy ameno, divertido, coloquial y con imágenes muy atractivas y deportivas, gente joven pasandolo bien, mensajes positivos,…

En cambio, una sastrería del barrio que quiere dar un paso adelante en la gestión de su negocio y lanzarse a vender corbatas top en un e-commerce. Es lógico pensar que su público no es la misma que en el primer ejemplo. Su mensaje debe ser de exclusividad, elegante, enfocado a gente con un rango de edad mayor y segmentado en varios campos como el empresarial, entre otros.

La forma de escribir este tipo de textos de forma persuasiva para conseguir que tus clientes objetivos realicen una acción en tu web, ya sea una compra, llamada, rellenar un formulario,…se llama Copywriting. Esta definición es muy global, ya que el término copywriting da para un blog entero sobre este tema, pero seguro que hablaremos más detalladamente en futuros artículos.

 

Cuánto dinero necesito para ser un gigante en Internet

Vamos al grano, muchos de los que habéis llegado hasta aquí leyendo este post habréis pensado: todo esto es muy bonito y tengo claro cómo tratar a mis clientes y cómo transmitir mi mensaje, pero para ser rentable en internet tengo que invertir muchísimo dinero por lo que probablemente no me compensará.

Esta afirmación es muy típica en empresas que han tenido mala experiencia con agencias o freelance de marketing o un segundo grupo que sigue creyendo que internet no es para su negocio (Sí. Los hay y son muchos).

Efectivamente, como ya hemos hablado en nuestro anterior post sobre cómo digitalizar nuestro negocio, para lanzar una empresa desde 0 a internet y ser rentable necesitamos muchos especialistas y una gran inversión. Hasta aquí no vamos a engañar a nadie, pero esto es una visión a muy corto plazo. Vamos a ver algunos pasos esenciales que podemos hacer con la mínima inversión posible y empezar a generar negocio a través de internet.

 

Indispensable contar con Google My Business

Ya hemos hablado de esta potentísima herramienta totalmente gratuita que nos ofrece Google, pero es la primera labor que debemos realizar para nuestra digitalización si somos una empresa de barrio (como hemos querido lamar a este post).

Para hacerlo todo más ameno, vamos a poner un ejemplo como si fuera nuestra empresa. La idea es que tenemos una pequeña tienda de bellas artes en un barrio humilde de Alicante y queremos ponernos en marcha en internet.

Nuestra primera pregunta que debemos hacernos es ¿cómo me van a encontrar los clientes entre millones y millones de empresas que existen en Google? Esta pregunta nos debe llevar a otra mucho más importante y realista. Pensemos: Si yo fuera a pintar un cuadro y quisiera ir a una tienda a comprar pinturas acrílicas en alicante sn conocer ninguna ¿qué haría?

Déjame adivinar tu respuesta. Creo que los pasos (y sin equivocarme) serían los siguientes: abrir internet en mi móvil, pc o cualquier dispositivo que tenga a mano con conexión, entrar en Google y escribir: “comprar pintura acrílica en alicante” ¿he fallado?

Pues en los resultados que Google nos arroja debe estar nuestra pequeña tienda. Si todavía no disponemos de una estartegia SEO y no hemos posicionado nuestra web por esta palabra clave, debemos estar en Google My Business. Con esta herramienta podremos ofrecer a nuestros clientes todo tipo de información: dirección, contacto, horario de apertura, localización…¡Y GRATIS!

 

Además, nadie podrá robarnos nuestra identidad ya que, cuando solicitamos la creación de un Google MyBusiness, Google te envía una carta postal a tu dirección para comprobar la veracidad de la localización.

 

Diseño de una web

La creación de un diseño web sería también muy importante, por no decir indispensable para nuestra tienda de bellas artes.

Aquí en fundamental contar con un gran diseñador web. Una web amplia, moderna y funcional es capaz de lograr el objetivo de este artículo: hacer creer a nuestros clientes que somos una empresa gigante.

Una web categorizada con secciones de todo tipo, en nuestro caso del tipo: acrílicos, óleos, marcos, rotuladores, acuarelas….y cada una de ellas con sus correspondientes subcategorías. A todo esto le añadimos banners y sliders bonitos y personalizados, políticas de privacidad, devoluciones, venta, cookies, etc etc. Vamos a usar otro de los trucos que utilizan algunas empresas para parecer más grandes. Añadiremos opiniones de nuestros clientes. A medida que tengamos clientes y los cuidemos podremos añadir opiniones verificadas con algun sistema actual 100% verificadas, pero ¿a caso crees que todas las opiniones que aparecen en una web son reales? Fíjate en las imágenes de esos “clientes” ¿tiene cara de haber comprado alguna vez algo en España?

 

Enlaces externo: Linkbuilding & Reputación

Otra de las opciones que debemos tener en cuenta para nuestra “grandeza” es la reputación y ¿quién mejor que nosotros mismos para darnos buena fama?

No sé si te voy a demontar algún esquema querido lector o lectora, pero las empresas crean muchos bots para hablar bien de ellas mismas en blogs, foros, revistas especializadas…¿ves lo fácil que puede ser crearte una buena reputación?

Es cierto que es mucho trabajo y puede ser algo agobiante crearte una reputación, pero poco a poco podrás dejar de crear tu propia reputación, si haces bien las cosas serán tus clientes los que te hagan reseñas, hablen bien de ti o te recomienden en foros. La clave siepre es la misma, ser constante en un trabajo bien hecho.

Además, es importante enlazar nuestra web desde otros sitios online. Google mide nuestra reputación también con los enlaces externos que apuntan hacia nuestra web. A estos enlaces se les denomina linkbuilding y es junto al trabajo on-page, la parte más importante del SEO. Ya hablaremos mucho y tendido de esto, pero básicamente debemos saber que en aquella web o foro que se esté habalando sobre arte, debemos añadir nuetsra web, recomendarla y, si es posible y esa web nos va bien para nuestra estartegia, añadirles un elace hacia nuestra página web. Siempre que sea posible claro.

 

En definitiva, existen mil trucos para parecer mucho más grandes en internet de lo que realmente somos. Un claro ejemplo son los dropshipping. Páginas web en las que sus dueños no tienen nada de stock, se dedican simplemente a venderte productos de terceras empresas sin que tú te enteres. Una persona en su habitación de casa, gestionando decenas de pedidos sin invertir un solo euro.